lunes, 26 de diciembre de 2011

EL ROL DOCENTE EN EL MODELO 1 A 1

La netbook escolar trajo más que una herramienta al ámbito educativo, vino cargado de grandes desafíos y su presencia trastocar los roles, los espacios, hasta las mismas concepciones acerca de lo que creíamos que era enseñar y aprender. Las certezas en las que se apoyaron muchas generaciones de docentes hoy se imprimen de un “tal vez” que exige re pensar, re construir y re definir la función dentro de un complejo sistema de entramados ámbitos que se entrecruzan (administrativo, pedagógico, institucional, etc.) Este proceso además del preciso tiempo que demanda no es suficiente, hace falta empeño, dedicación, capacitación continua, retroalimentación con los alumnos, indagar experiencias, animarse a realizar nuevas propuestas con nuestros alumnos, desafiar sus habilidades, incitarlos a la creatividad, etc.
¿Como no morir en el intento?... en principio el reto es mucho más potente teniendo en cuenta que los docentes de hoy fueron formados para una escuela que ya no existe o al menos que no debiera existir, dado a las condiciones sociales, el contexto y el perfil de alumnos que la sociedad necesita son radicalmente diferentes. Pensemos que la mayoría de los docentes que están ejerciendo fueron formados en un contexto en el que el acceso a la información y a la comunicación era notoriamente limitado en comparación a la inmensidad de información que hoy ostenta de manera hasta pornográfica internet, por nombrarlo como un ícono del acceso, pero sin olvidar los otros medios masivos que cada vez más llegada tienen a la comunidad. Dentro de ese contexto, la formación docente tuvo sentido y su rol de expositor y difusor de la información era útil y deseable, reforzado por el lugar de la escuela como uno de los centros, en muchos lugares hasta monopólicos de la información. Hoy estos roles pierden sentido, nuestros alumnos reciben mucha más información afuera que adentro de la escuela, ¡entonces cual es el rol del docente?... nada más n i nada menos guiar, colaborar en la construcción del conocimiento a partir de toda esa información que el alumnos recibe de “afuera”; ayudarlo a crear criterios propios de análisis, selección y jerarquización de la información (para ello deberemos darles herramientas para que decodifiquen los intereses de las fuentes, las condiciones de producción de la información, etc); su rol es el mismo que cumple una muleta en alguien que aún no puede caminar solo, la muleta ayuda temporariamente y gradualmente la irá dejándola paulatinamente a medida que vaya adquiriendo seguridad y autonomía. Esta es la idea, este el fin. Para graficar mejor algunos de los cualidades comunicativas y pedagógicas del docente dentro del modelo 1 a1 los invito a ver y analizar detenidamente este video.



video

El maestro “hace magia”, lo cual despierta la curiosidad y la motivación en el aprendiz, de primeras el aprendiz quiere hacerlo como él pero el maestro le explica que debe empezar de 0, le muestra, lo anima y lo dejar que experimente, que se equivoque, que se supere aunque no desaparece ni lo deja solo, esta en la sombra observado…luego el aprendiz puede ver sus logros su evolución y con ayuda del maestro pueden seguir al paso siguiente. Queda claramente plasmado en el corto el rol del maestro, guía, anima, motiva, muestra pero desde la sombra, no como protagonista sino como actor sencundario; el protagonista es el aprendiz quien es autónomo, es quien realiza la tarea aprendiendo del error y quien impone su propio ritmo de aprendizaje.
Podríamos ir un poco más allá y hacer una analogía entre la arcilla con los contenidos y la importancia del rol del maestro, quien enseña al aprendiz a amasar esos contenidos para construir conocimiento (vasijas)




¿Cómo se comenzar?

Primero que nada revisar nuestras actitudes frente al cambio, las actitudes de los alumnos frente al cambio pero también frente a la metodología de aprendizaje que les proponemos.
Estas son algunas pocas y breves sugerencias…

• Uno de los puntos más fuertes del Modelo 1 a 1 es el aprendizaje por proyecto, sus ventajas son más elocuentes si esta bien planificado, el alumno aprender a Hacer, esto implica poner en el énfasis en las habilidades y no en el contenido, el contenido está presente pero es casi invisible el alumno muchas veces no toma conciencia que le estamos dando teoría, si el proyecto está bien pensado y presentado los chicos se fascinan y buscan como hacerlo mejor, en eso leen, interpretan discuten, argumentan, justifican, deciden, y hasta a veces se olvidan que están en la escuela. Dentro de esta metodología la evaluación es obvia. Esto implica planificar por competencia y no por contenido.
• Olvidarnos del rol de “yo los sé todo”… hay un dicho que dice “no hace falta saberlo todo pero si tener el número del que sabe”, es decir saber donde encontrar la información, es mucho más útil para el alumnos cuando nos pregunta algo guiarlo donde pueden encontrar la respuesta que decírsela. En el proceso gana autonomía, habilidades para investigar y criterio para seleccionar lo importante de los que no lo es.
• Estimular el aprendizaje horizontal y colaborativo, crear situaciones, abrir espacios de intercambios para que retroalimenten sus aprendizajes lo comparta con sus pares y puedan recibir la perspectivas de sus compañeros. En esta horizontalidad también esta implicado el docente, es decir permitirse aprender de los alumnos. Esta dinámica colaborativa forma parte del lenguaje de la web 2.0 por lo tanto no es una actitud desconocida para nuestros adolescentes, lo que se deberemos hacer es ayudarlos a aplicarla en el ámbito escolar.

miércoles, 20 de julio de 2011